Rate this item
  • 0.00 / 5 5
(0 votes)

Cuando utilizamos el término divisa, de lo que estamos hablando en realidad es del dinero de un país o sistema económico. Una divisa pertenece a un único país, y otras sin embargo representan un bloque económico cómo el euro, que pertenece a parte de la Unión Europea.

Algunas divisas también comparten el mismo nombre, como por ejemplo el dólar. De ahí que cuando nos referimos a cada divisa tengamos que utilizar su nombre concreto, ya que no es lo mismo un dólar estadounidense que un dólar canadiense.

Las divisas fluctúan entre sí en el mercado monetario a nivel mundial. Son diferentes las variables como la inflación o el crecimiento económico las que provocan ese movimiento en los valores de las monedas. Con la diferencia de cotizaciones se establecen los tipos de cambio.

Cabe destacar que aunque utilicemos ambos términos divisa y moneda, no son exactamente lo mismo. La diferencia reside en que el término moneda corresponde únicamente con el metal o papel moneda que utilizamos diariamente para obtener bienes y servicios. El precio de las monedas y la relación que existe entre las mismas, está determinado por los flujos financieros y comerciales entre las personas que ocupan los distintos países.

Destacar que en la actualidad gracias al papel que juegan las empresas, las divisas se han convertido en algo más que en metal o papel moneda.

Hoy en día también podemos manejar el dinero por otros medios, como por ejemplo a través de las tarjetas de crédito y con cheques emitidos por las entidades bancarias.

En Internet también tenemos el llamado dinero electrónico, el cual podemos utilizar para pagar online a través de sistemas de pago tan conocidos como PayPal, entre otros.

Antiguamente las monedas estaban limitadas por un valor respaldado por metales cómo la plata, el oro o el cobre. Así es como las monedas conseguían tener un valor real sin importar donde estuviesen ubicadas. Más tarde, es cuando empezaron a acuñar esas monedas con porciones reales de esos metales, pero no tardaron mucho en dejar de hacerlo para utilizar metales menos valiosos y respaldar su valor con las reservas de oro y plata de los Gobiernos.

Durante el Siglo XX dejaron de utilizar el oro como referencia del valor. A partir de ahí los bancos de los diferentes países fueron los que se empezaron a encargarse de establecer el precio de sus monedas.

La relación que existe entre las diferentes divisas se conoce como tipo de cambio y podemos determinarlo de dos maneras: fijo y flexible.

- En el tipo de cambio fijo es el Banco Central de cada país quien define el valor de la moneda, en relación a otras divisas y el Gobierno disfruta de un mayor control de la inflación.

Sin embargo, esta política proteccionista hace mella en el interés de algunos tipos de inversión. Para bien o para mal este sistema está bastante limitado y solo lo usan algunos pequeños países.

- En cuanto al tipo de cambio flexible, éste es el más común y se basa en la ley de la oferta y demanda. Las monedas consideradas como las más seguras son las que valen más, pues su demanda aumenta. Es el caso de la Libra Esterlina, el Euro y el Dólar estadounidense.

El mercado donde se negocian las diversas divisas se conoce por el término Forex, el cual proviene de la abreviatura "Foreign Exchange", que significa algo así como intercambio extranjero.

En este mercado los inversores juegan con las cotizaciones de las divisas, y realizan sus operaciones basándose en valor que tendrá una divisa frente a otra.

En este tipo de comercio se negocia siempre por pares, pues mientras el valor de una divisa tiende al alza la respectiva consecuentemente tenderá a la baja.

Por supuesto, para obtener los resultados deseados al comerciar en el mercado de divisas es muy importante saber en qué pares conviene invertir y además, estar al tanto de todas las noticias, eventos y acontecimientos que puedan afectar directa o indirectamente a las fluctuaciones de las divisas. Así las operaciones tendrán más probabilidades de éxito.

Sin duda el intercambio de divisas se ha convertido en una alternativa de inversión con grandes ventajas. Un comercio con el que tanto pequeños como grandes inversores pueden generar ingresos de forma casi inmediata.

Share this:

Add Comment